lunes, 20 de noviembre de 2017

¡Jaime... con el necesitado!

¡Jaime… con el necesitado!

(IMAGEN Y ACCIÓN DE GRACIAS DE LA CELEBRACIÓN)
José y Pili -familia viatoriana-

Nos reunimos para recordar todos juntos y celebrar el séptimo año del nacimiento de Jaime  a su nueva vida, y lo hacemos con el lema de “Jaime con  los necesitados”.
Los que tuvimos la suerte de conocerte y disfrutar de tu vida, y de tu dedicación con los necesitados, lo hacemos con memoria agradecida por tu cercanía,y servicialidad con todo aquel, que llamó a tu puerta y a tu corazón, y no citamos sólo alos necesitados de lo material para sobrevivir, que eran tu debilidad, sino también aquellos que necesitaban de tu sonrisa, una sonrisa que abrazaba y que ha dejado huella en muchos. Con los que pedían tu consejo que tanta paz les transmitía para su vida atribulada, también con aquellos que necesitaban de tu acompañamiento y cercanía, de tu caricia espiritual que curaba el alma y que tu prodigabas con tanto amor,también con  todo los necesitados de tu escucha siempre atenta que te metía en su problema y te llevaba a sentir y comprender en primera persona  aquello que les turbaba en su vivir.
Has sabido ser con todos y para todos su pastor…, su buen pastor. Para ello no has regateado ni esfuerzo ni cariño, has gastado en ello tu vida y tu sacerdocio, de una forma entregada y gratuita.

¡Gracias, Jaime, de corazón

Estamos  convencidos, de que si el Papa-Francisco  pudiese hablar contigo, una de las cosas que te diría sería, “Jaime, me gustas mucho, eres uno de esos curas que huelen a oveja”. Y  añadiría: “precisamente me gustas, porque tu perfume es a cualquier oveja, lo mismo a las blancas que a las negras, a las mansas que a las descarriadas, a las del redil o a las perdidas,todas hallan en ti consejo y consuelo
Con tu vida y tu sacerdocio, me has confirmado en mi sueño de mis tiempos de noviciado y de mis años de seminarista, allá en Argentina,de hacer, una iglesia pobre, una iglesia para los pobres y sobre todo una iglesia de los pobres, donde cojan y se recojan todas las ovejas, Jaime gracias por tu servicio al Reino”

Como colofón a  este pequeño recuerdo a tu memoria, nos ilusiona  repetir estos versos,de “a fuerza de amor humano, me abraso en amor divino”que tantas veces  te hemos escuchado a ti, te encantaba recitarlos. Vemos que te describen perfectamente, son como una radiografía de tu gran corazón, vemos también que te han servido de norte y guía  en tú vida cotidiana para ser el padre, compañero y amigo que fuiste con todos nosotros.

Me di sin tender la mano
para cobrar el favor.
Me di en salud y en dolor
a todos, y de tal suerte
que me ha encontrado la muerte
sin nada más que el amor”
¡¡¡HASTA SIEMPRE JAIME!!!
19 DE NOVIEMBRE DE 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario