martes, 6 de diciembre de 2016

Adviento 2016

ADVIENTO-2016 


         La vida a veces tiene curvas inesperados, en las que no todo está claro o sale como uno esperaba. El ADVIENTO, un año más, nos recuerda que es tiempo de dar ese giro de 180º. De confiar, de creer en los otros, de imaginar un futuro diferente, mejor. 
      Es tiempo de mirarnos en el reflejo de María. Y de reconocer que aceptar, confiar y ponerse a disposición de otros está lejos del sometimiento o la resignación. Porque la confianza de María no era resignada, sino llena de esperanza. Y es que ese "fiat" estuvo sostenido siempre por la fuerza de un espíritu que no provenía de sus fuerzas sino de Alguien más grande. 
     Hoy lo difícil para cada uno es poner esa misma fuerza y confianza en Otro distinto de nosotros mismos y de nuestra voluntad.
      San Ignacio consideraba a María como la gran intercesora y mediadora, reflejo de esa disponibilidad a que el Señor entrara en su vida y la removiera. ¿Estamos dispuestos a que Dios nos descoloque? Quizás asusta dar ese giro, pero nuestra historia -que es historia de salvación- nos recuerda que merece la pena. 
      Confía y espera. Dios te acompaña.
             (Espiritualidad Ignaciana)



(Fez Barrajón)
Mi corazón se alegra al ver la luz del día,

mis manos llegan donde el amor no alcanza,
mis labios cantan alegres melodías
porque es el tiempo de Dios y su esperanza.


Nadie ha podido colmar nunca el anhelo

del corazón que busca apasionado
este sentido profundo de la vida,
ese rumor de un Dios enamorado.


Todos mis pasos hoy salen a su encuentro

porque es Adviento y es el señor quien llega
para inundar de gozo mis adentros.


La Navidad no es sólo adornos y colores

que cada año ponemos en la casa
La Navidad no es solo luz y flores.



Es encontrar a Un Dios que llega hasta mi casa

para colmarme de dichas y de dones
y gritarle al mundo injusto : ¡Basta!


"Mi adviento..., mi vida..., mi fe..."


       Esto es la batalla de cada día, la espera impaciente que dura una vida, la exigencia generosa, la confianza que te lleva a saltar al vacío. 

      Esto es Dios viniendo, y callando, eterno y cotidiano, respuesta y pregunta.

      Esto es el amor a corazón desnudo, el verso que define una peregrinación, la locura más cuerda que podamos imaginar. 

     Esto es mi adviento, mi vida y mi fe.


(R. Olaizola)-30/nov/16






No hay comentarios:

Publicar un comentario